7/4/14

Abolicionismo Penal


Algunas respuestas a los disparates de Macri, Massa, Cohen Agrest, Maslatón y Cía

 
En las últimas semanas -a raíz de la presentación de un anteproyecto de Código Penal elaborado conjuntamente por actores de diferentes procedencias ideológicas, la inmediata campaña en su contra impulsada por el diputado nacional Sergio Massa, la vocación del ex intendente de Tigre por reverenciar cuasi religiosamente la lógica de “premios y castigos”, la inmediata exaltación de esta mirada por parte de otros líderes opositores y la reciente multiplicación de linchamientos populares en diferentes ciudades del país, promovidos, exaltados y justificados por los habituales adoradores de “la ley y el orden”, “la mano dura” y “la tolerancia cero”- de un modo harto peculiar, y por demás confuso, se ha escuchado en los medios de comunicación masivos, quizás como nunca antes, hablar de “abolicionismo penal”.

Frases como “el abolicionismo no conduce a nada” o “el abolicionismo nos está degradando como sociedad” o “la culpa de la inseguridad la tienen los jueces abolicionistas” -en boca de familiares de víctimas que consideran insuficiente condenar a un ser humano a más de veinte años de cárcel, un jefe de gobierno feliz por tener a su hija “segura” viviendo muy lejos del distrito que él mismo conduce o un resucitado operador neoliberal, grotesco y peligroso en idénticas proporciones- demuestran lo poco que se sabe acerca de esta corriente, lo poco que se quiere saber al respecto y la perversa campaña de desnaturalización que esta concepción política ha padecido, cuanto menos, durante los últimos treinta años.
 
 

Como confeso militante abolicionista penal, y con ánimo de no permitir que la corriente ideológica con la que me identifico sea “definida” (bastardeada) por personas con nulo conocimiento en la materia, he aquí un pequeño aporte:

¿El abolicionismo penal es una postura pro-presos? FALSO. El abolicionismo penal no justifica la materialización de las conductas habitualmente catalogadas como “delito”. Tampoco justifica a las personas que llevan adelante estos comportamientos.  El abolicionismo penal no tiene una especial simpatía por las personas que hoy se encuentran privadas de su libertad. Sin perjuicio de ello el abolicionismo penal plantea como premisa básica el fracaso de la cárcel y cada una de las herramientas del sistema penal (e instituciones afines) a la hora de resolver y/o regular exitosamente los conflictos sociales. Dicho en otros términos, para el abolicionismo penal el sistema penal nunca resolvió una controversia, su puesta en marcha no genera ninguna consecuencia positiva, y por el contrario genera muchísimas consecuencias negativas.

¿El abolicionismo penal no tiene ningún tipo de consideración por las víctimas de delitos? FALSO. En relación a lo antedicho, el abolicionismo penal afirma que el sistema penal perjudica de igual manera a victimarios y víctimas de “delitos”. De hecho en el sistema penal la víctima no es parte natural del proceso judicial. No hay margen de reparación de los daños causados. La víctima queda absolutamente excluida de cualquier rol protagónico. Para el abolicionismo penal, el sistema penal debe interpretarse únicamente como una suerte de organización burocrática de la venganza. Bajo ningún punto de vista cumple con ninguna de las funciones que habitualmente suelen atribuírsele. Desde el sistema penal no se previenen delitos, no se reinserta socialmente a las personas que los cometen ni nada que se le parezca.

¿El abolicionismo penal pretende que las cárceles desaparezcan de un día para el otro? FALSO. El abolicionismo penal entendido como un movimiento político, con tácticas y estrategias propias, sostiene que la mejor manera de consolidar un paradigma no punitivo, es a través de la elaboración progresiva de alternativas concretas al actual sistema penal. Alternativas donde la víctima sea escuchada y ocupe un rol central y donde el victimario no sea tratado como un residuo cloacal. El abolicionismo penal repudia abiertamente las jaulas para humanos, a las que habitualmente se las conoce como “penitenciarías”, y a partir de este repudio pretende contribuir a la elaboración de métodos superadores y más efectivos, beneficiosos para todos los protagonistas de la controversia en cuestión y no sólo –insisto- para las personas actualmente privadas de su libertad. En este sentido, también es absolutamente falso afirmar  que el abolicionismo penal propone “no hacer nada frente al delito”. Por el contrario, en relación a esto último, la posición abolicionista penal es clara: hay que hacer algo, pero no precisamente lo que se hizo hasta ahora. 
 
 

¿El abolicionismo penal es sinónimo de garantismo? FALSO. Mientras el abolicionismo penal descree absolutamente del sistema penal y en consecuencia intenta progresivamente lograr su desaparición, el garantismo –a través de la pluma de su pensador más destacado, Luigi Ferrajoli- concede al sistema penal una función determinada: limitar la violencia privada. Para el garantismo la ausencia de sistema penal, despertaría en los particulares en conflicto el deseo de la mal llamada “justicia por mano propia”. Dicho enfoque, desmentido, como pocas veces, por la contundencia de los hechos acaecidos en nuestro país en los últimos días (el sistema penal existe, las cárceles existen, los patrulleros existen, las penas son cada vez más altas y, sin embargo, los linchamientos son casi una moda nacional) es la principal diferencia entre una posición y otra. A su vez, si nos alejamos de las discusiones meramente “doctrinarias” observamos que garantismo, no es ni más ni menos que la aplicación de la Constitución Nacional, ley suprema de nuestro país en el cual se esbozan todas y cada una de las garantías que en el marco del debido proceso en un Estado de Derecho jueces, defensores y fiscales tienen el deber de respetar.

¿Zaffaroni es abolicionista? FALSO. Más allá de ser uno de los referentes más críticos con el actual sistema penal, Raúl Zaffaroni no es lo que se dice un abolicionista penal. Su postura se resume en la idea de que la motivación principal de la necesaria vigencia del derecho penal es contener el poder punitivo del Estado. De acuerdo a su criterio, de no existir el derecho penal el aparato represivo estatal se pondría en marcha con total crudeza, con rasgos autoritarios y absolutistas. Al respecto el abolicionismo penal afirma que si bien es cierto que en la actualidad el poder punitivo debe limitarse de alguna manera, dicha contención es apenas un medio o una situación transicional y no un fin en sí mismo. El abolicionismo penal pretende un cambio cultural, mientras que el profesor Zaffaroni y sus seguidores consideran que los juristas y los criminólogos no necesariamente debemos auto-imponernos propósitos tan ambiciosos.

¿El anteproyecto de Código Penal es abolicionista? FALSO. No sólo no es abolicionista sino que desde la mirada del abolicionismo penal dicho anteproyecto podría ser catalogado como “conservador”.  Crea nuevos delitos, aumenta penas y mantiene inalterables ciertos principios del derecho penal, harto repudiados desde el paradigma no punitivo. Si bien es cierto que hablar de un “Código Penal abolicionista” es un oxímoron, desde el abolicionismo penal las expectativas alrededor de esta iniciativa eran otras. No obstante, y atento al “cambalache normativo” que padece nuestro país en materia penal, principalmente después de la puesta en vigor de las trágicas “leyes Blumberg”, la vocación ordenadora de la Comisión que elaboró el anteproyecto debe ser sumamente valorada. Tener un Código Penal que incluya en su articulado leyes especiales, que respete el principio de proporcionalidad y que, aunque sea tímidamente, de lugar a prácticas sustitutivas de la cárcel, es digno de elogio.  

¿El abolicionismo penal genera inseguridad? FALSO. Para el abolicionismo penal lo que ocurre es todo lo contrario. El sistema penal genera inseguridad. Las personas que por allí pasan maximizan su nivel de violencia y como se afirma habitualmente “regresan al medio abierto, peor de lo que ingresaron al sistema”. El sistema penal es uno de los principales generadores de violencia de las sociedades contemporáneas y como consecuencia de ello uno de los principales generadores de “delitos”. Multiplica desigualdad, exclusión, marginalidad y resentimiento. Nada bueno puede salir del sistema penal. Pretender resolver el problema de la inseguridad (reconocido como tal, abiertamente, por el abolicionismo penal) con sistema penal es igual de ridículo que pretender apagar un incendio con nafta.

El abolicionismo penal lejos está de ser ese germen maligno que algunos personajes pretenden describir. El abolicionismo penal es ante todo una posición humanista, pacifista y anti-violencia.
 
Maximiliano Postay
 
 

 

7 comentarios:

  1. Faa lo mejor de esta brillante nota es.. el video de Iorio! Muy buena Maxi, clara y directa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Josefina!! Hay que bancar la identidad abolicionista!!

    ResponderEliminar
  3. Imponente el trabajo que están llevando a cabo. Es una tarea complicadísima tener que salir a criticar y debatir sobre LO EVIDENTE. Entiendo que muchos acusan al abolicionismo de ser un movimiento carente de propuestas concretas (cosa que no creo que sea así), pero así fuera, el hecho de que no haya una solución alternativa para el problema, no implica que este no sea tal. Si critico un sistema, y no sé qué solución ofrecer ¿quiere decir que el sistema está bien? Insistir con las mismas recetas porque no han surgido alternativas ¿es razonable?

    No aflojen, che! Abrazo!

    Francisco.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Francisco!! Necesitamos el apoyo tuyo y de todos los que quieran sumarse a nuestras actividades! Sólo una aclaración: el abolicionismo penal si tiene propuestas y si tiene lineamientos políticos, tácticas y estrategias... no obstante nos negamos a formularlas como una suerte de libro cerrado o fórmula mágica.. acórdate la frase con la que terminamos la película: Toda transformación se transforma incluso a sí misma transformando!! Abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Excelente tu aclaración estimado Maxi respecto de lo que es el abolicionismo, muy necesario en estos días que escuchamos a cualquier improvisado opinar irresponsablemente y tildar a la posición abolicionista de los males sociales, sin siquiera preocuparse minimamente de interiorizarse que es y que propone el Abolicionismo Penal.

    ResponderEliminar
  6. No conocía esta corriente de pensamiento dentro del derecho, pero de más está decir que adhiero fervientemente. Estoy convencido de que hemos cambiado sustancialmente como sociedad en los últimos años, décadas y siglos, y eso nos obliga a poner en discusión asuntos que, por cuestiones culturales o de tradición, jamás lo estuvieron. En mi caso particular, el tema que me desvela es el educativo, ya que (con el auxilio teórico de varios pensadores marginados del discurso iluminista dominante) creo que de la misma manera en que aquí se plantea terminar con el sistema penal tal como lo conocemos, deberíamos acabar con la institución "escuela". Ambos pueden ser concebidos como transiciones, o bien como herramientas que aportaron soluciones en el marco de una estructura social diferente, ya superada. Así como el sistema penal no resuelve conflictos, ni recupera delincuentes. ni produce efecto positivo alguno, tampoco la escuela genera nada que no sea sumisión a un orden absurdo, exterminando vocaciones, estandarizando modos de vida, matando la creatividad y generando individuos dóciles, útiles al sistema productivo, más pasibles de ser llamados recursos humanos que seres humanos. "Impartir conocimientos" es la fantasmagoría que sustenta el único y verdadero objetivo de la escuela, que es la domesticación. Celebro la paulatina aparición de visiones cuestionadoras de lo que parece eterno e inmutable.

    ResponderEliminar
  7. Esta linea ideológica normativa a la cual adhiero simplemente muestra un principio tan obvio como reprimido en los inconscientes colectivos por los grupos de Poder;
    Me gusta resumir estas experiencias con una frase de Paulo Freire:

    "sería una verdadera actitud ingenua esperar que las clases dominantes desarrollasen una educaciòn que permitiese a las clases dominadas percibir las injusticias sociales en forma crítica"

    donde dice "educación" tranquilamente puede decir "justicia".

    ResponderEliminar